viernes, 15 de febrero de 2013

Cuento de Carmen Reyes Torres


A continuación, pondremos en esta entrada el cuento de Carmen, que trata de una carrera en un lugar muy dulce.

CARMEN REYES TORRES
 

con su historia LA CARRERA AZUCARADA
 
Dulcelandia es una ciudad que está en el cielo. Allí, todo está hecho con dulces, incluso sus habitantes están hechos de dulces. En Dulcelandia, cada dos años, se celebra una carrera en honor a la reina de Dulcelandia, llamada Azuquitar, pero hace dos años que Azuquitar no asiste.
 
Era una mañana azucarada. Solamente faltaban cinco días para la gran carrera. Todos los habitantes estaban impacientes, pero a la vez preocupados por Azuquitar. Si no veía en esos cinco días, la carrera tendría que anularse. Y entonces...
 
- ¡¡Una carta de la reina, una carta!! - dijo Piruleta, una corredora.
 
-¡¿Qué?! - dijo el mayordomo de Azuquitar.
 
- ¡Sí, sí, sí! - dijo Chupa-chups, la corredora más pequeña de la carrera.
 
La carta decía:
 
"Habitantes de Dulcelandia, he tenido problemas con el señor Creppe, ya que se le ha acabado el chocolate y no está en condiciones. Voy a tardar aproximadamente...unos dos días.
 
Por favor, preparad la carrera vosotros hasta que yo vuelva a Dulcelandia. ¡Gracias!
 
Azuquitar."
 
- ¡Vamos, vamos! ¡Quiero ver esta ciudad preciosa y reluciente, lo más bonita que se pueda ver! - dijo el exigente mayordomo de la reina.
 
- Como en la carrera tendrían que pasar por cuatro obstáculos y se presentaban veinticuatro corredores, seis corredores prepararían cada obstáculo.
 
Pasaron cinco días y Azuquitar ya había regresado. Todos los corredores estaban practicando. El presidente de la carrera se encontraba sentado en su silla de caramelo y cada habitante animando a su corredor favorito.
 
Mermelada todavía no había llegado y faltaban veinticinco minutos para que empezase la carrera.
 
- ¡Vamos cochecito! ¡Sé bueno y arranca! - decía convencida.
 
- ¡Ahora! Uff...brummmm
 
- ¿Están todos los corredores? - preguntó Azuquitar.
 
- ¡Esperadme, ay, ay, ay! - dijo Mermelada, llegando.
 
¡¡5, 4, 3, 2, 1...AZÚCAR!!
 
Pasó una hora y ya era la última vuelta de la carrera. Chocolate iba a la cabeza de la carrera y la pequeña Tiramisú iba detrás, más o menos igualados.
 
-RMMMMM - La rápida y aventurera Dulce de Leche adelantó a Chocolate y a Tiramisú.
 
Dulce de Leche llegó en primer puesto, y después llegaron Chocolate y Tiramisú. En la entrega de trofeos, se oyó:
 
- ¡SOY LA GANADORA, SOY LA GANADORA! - Dulce de Leche tiró el podio y destrozó el escenario.
 
- ¡Pero bueno, Dulce de Leche! ¡Ten más cuidado! - dijo la reina Azuquitar riéndose.
 
Y colorín colorado este cuento ha sido masticado.
 
FIN
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario